En busca de un futuro más sostenible: Bezoya lanza sus botellas de 100% plástico reciclado

El objetivo de Bezoya es reutilizar las botellas de plástico que ya existen.

Son muchas las iniciativas que las grandes compañías están tomando de cara a un futuro más sostenible y a favorecer una economía circular. Un ejemplo de compromiso sostenible es el llevado a cabo por Bezoya con el lanzamiento de botellas 100% plástico reciclado. Según un reciente estudio, el 80% de los consumidores creen que los temas relacionados con la sostenibilidad son relevantes, por lo que iniciativas como la de Bezoya empujan a que la sostenibilidad se convierte en la clave del futuro.

El 44% de los consumidores consultados en el reciente estudio de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores, afirman haber dejado de comprar productos de marcas que no consideran sostenibles. Las empresas son conscientes de los nuevos hábitos de consumo y esto les impulsa a crear iniciativas que sitúan la sostenibilidad integral como pilar estratégico de su negocio responsable.

Botellas 100% de plástico reciclado

Bezoya forma parte de las compañías que impulsan nuevas campañas para un futuro más sostenible y presenta sus botellas que son 100% reciclables y van en el contenedor amarillo. Están fabricadas con PET, tereftalato de polietileno. Un material que fue producido por primera vez en 1941 y que comenzó a utilizarse en envases en 1976. Es un material ligero, por lo tanto, los envases de este material son más eficientes durante su transporte y distribución, reduciendo el consumo de combustibles fósiles y, en consecuencia, las emisiones de CO2 a la atmósfera.

 

Todos los envases de PET son 100% reciclables. Las botellas pueden tener una segunda vida. El PET es el único plástico que, una vez reciclado, puede tener uso alimentario. El resultado se llama rPET y está certificado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

El último lanzamiento de Bezoya, bautizado como Compromiso Bezoya, está sustentado en 5 pilares: origen, envasado sostenible, producto, movilidad sostenible y reciclaje. Así, aseguran una gestión responsable en toda su cadena de valor.

5 pilares para un gestión responsable

El pilar origen se basa en preservar la biodiversidad del entorno de su manantial, situado a 1.900 metros de altura en la Sierra de Guadarrama, a través de Red Natura 2000, principal instrumento europeo encargado de la conservación.

El envasado sostenible deriva de que Pascual apuesta por la construcción sostenible de sus plantas, el uso de energía de origen renovable y trabaja para dar una segunda vida a sus residuos, a la vez que fomenta la economía local.

Su planta de Ortigosa del Monte cuenta con la certificación LEED Plata de garantía de sostenibilidad, otorgado por el Consejo de la Construcción Verde de EEUU, que valora aspectos relacionados con la eficiencia energética, el uso de energías alternativas, la mejora de la calidad ambiental interior, la eficiencia del consumo de agua, el desarrollo sostenible y la selección de materiales.

Además, el 100% de la energía eléctrica utilizada en sus plantas proviene de fuentes de origen renovable y tienen residuo cero a vertedero, es decir, el 100% de los residuos que se generan en sus plantas tienen una segunda vida.

Asimismo, el vínculo con la producción local ha constituido una seña de identidad desde los inicios. El 96% de sus compras son a proveedores locales españoles. Así, generan 185 empleos directos, y 250 empleos indirectos.

 

El producto final son botellas de 330 y 500 ml hechas 100% con plástico reciclado. Este año 2020, además, sus botellas de 1,5 litros y de 5 litros ya tendrán un 50% de plástico reciclado. El compromiso de la compañía es que en 2022 todas sus botellas sea de plástico reciclado (rPET).

Bezoya lleva utilizando plástico reciclado desde 2017. Desde entonces ya ha reutilizado 2.437 toneladas, el equivalente a 100 millones de botellas de 1,5 litros. Desde 2014 también ha eliminado un 10% de plástico de sus envases, ahorrando 5.800 toneladas de este material; es decir, 237 millones de botellas del tamaño de 1,5 litros.

Este año Bezoya va a recuperar y reutilizar el equivalente a 187 millones de botellas de 1,5 litros.

También envasan parte de su agua en brik y están trabajando en uno más sostenible con materiales procedentes de fuentes renovables. En este sentido, Ribera subraya que “nuestro departamento de I+D+i trabaja, a diario, por un futuro más sostenible buscando proactivamente materiales alternativos y sostenibles para ser la punta de lanza del sector. Buscamos el equilibro entre la necesidad de embalar y la necesidad funcional del producto, buscando alternativas sostenibles que garanticen la seguridad alimentaria. Porque debemos trabajar el hoy y traer la innovación del mañana”.

Mientras que la movilidad sostenible es uno de los ejes principales de su estrategia medioambiental para la descarbonización del transporte. Sus vehículos comerciales son híbridos enchufables y 100% eléctricos y emiten la mitad de CO2 y 10 veces menos óxidos de nitrógeno y partículas que un vehículo promedio en España.

Pascual, a través de su marca Bezoya, busca poner su granito de arena y apostar por un futuro más sostenible porque reciclado se pueden conseguir botellas hechas de botellas, un verdadero éxito de Economía Circular.

Libre Mercado2020-07-09